Tinta Electrónica

Algo que comenzaremos a amar

Ricardo Mastachi Torres

 

Odoo CMS - a big picture



La tinta electrónica, o “e-Ink” es una tecnología aplicada a las pantallas que poco a poco va ganando terreno en la electrónica de consumo. Destacan principalmente el lector de libros digitales de Amazon, el Kindle, y uno de los primeros Smartwatches del mercado que marcaron la historia del crowdfounding: el Pebble. Merece también una mención el YotaPhone, el primer celular con pantalla dual.

La tinta electrónica presenta muchas ventajas: entre las más destacadas están su extremadamente bajo consumo de energía y su alto contraste, que permite ver las imágenes de la pantalla fácilmente aún con la luz del sol reflejándose en ella, además estas pantallas pueden ser utilizadas por mucho tiempo y dan una sensación natural al ojo, muy similar a leer una hoja de papel impresa.

 


Conceptualizada por el físico Joseph Jacobson, tras su postdoctorado en Stanford. A partir de entonces comenzó a trabajar en el MIT Media Lab, donde junto con J.D. Albert y Barrett Comiskey crearon los primeros prototipos. Más adelante fundaron la empresa E Ink, la cual se encargó de continuar con el desarrollo de este invento, junto con buscar sus aplicaciones en dispositivos electrónicos como en los celulares Motorola F3 y Samsung Alias 2. Más adelante la empresa fue comprada por uno de sus aliados Print View Int’l Co. Ltd, por $400 millones de dólares, en el 2009.

La mejor manera de explicar cómo funciona esta tecnología es imaginarse una esfera rellena de algún fluido. Dentro de esta esfera se encuentran esferas mucho más pequeñas, pigmentadas y eléctricamente cargadas. Para lograr desplegar imágenes, se usan láminas de electrodos arriba y debajo de la esfera, donde la lámina de arriba será la superficie que uno observa y define como pantalla. Entonces, al aplicar cierta carga a los electrodos, las pequeñas esferas cargadas y pigmentadas serán atraídas hacia uno de los polos y alejadas del otro polo.

Odoo image and text block

En la imagen anterior, se puede observar cómo estas esferas toman alguna tonalidad, y la manera en la que conjuntamente logran formar una imagen.

Gracias a los avances en este rubro se ha permitido que dispositivos como el Kindle presuman que su batería dura hasta un mes y permitir que otros como el Smartwatch Pebble alcancen un tiempo útil de carga en su batería de una semana, en contraste con los más comerciales con pantallas de OLED y otras tecnologías cuyas baterías duran escasamente un día cargadas.

Una de las razones por las que estas pantallas permiten un muy bajo consumo de corriente es que no necesitan estar encendidas para mostrar la imagen. Las microesferas mantienen su pigmento general después de ser sometidas a las cargas de los electrodos, lo que quiere decir que sólo tienen que usar corriente eléctrica al desplegar una imagen y después pueden hasta desconectarse y permanecer desplegando la imagen. Esto quiere decir, por ejemplo, que un reloj sólo tendría que desplegar una imagen en la pantalla una vez por minuto, y en un libro digital cada que uno cambia de página.

En conclusión, esta tecnología está colonizando cada vez más la electrónica de consumo, y demostrando potencial en aplicaciones que no requieren de un rápido cambio en las imágenes que se tienen que desplegar.

Y a ti ¿qué te parece esta tecnología?, ¿Crees que reemplace algún día a los queridos y arcaicos libros en papel? ¿Qué opinas de ella? ¿La has usado o visto? ó ¿Para qué la usarías?, ¿Alguna vez habrá una versión open-source de esta tecnología?, ¿Volverán a dominar los dinosaurios la tierra?, bueno esa última duda es solo mía, que claro, no se pueden comparar las texturas ni los aromas que evocan un libro gastado por el tiempo, las páginas amarillas, las tardes a su lado, el espacio físico que ocupan y sobre todo que no necesitan baterías para encender la imaginación, pero en un mundo en que los lectores de artículos largos y novelas están en peligro de extinción, es bueno saber que existen tecnologías que tienen potencial de hacer las delicias de los lectores del futuro.

Compartir